lunes, 25 de noviembre de 2013

Roland JV80: El síndrome del epoxi rojo

Cuando la firma Roland, allá por los años 90' del siglo pasado fabricó en Japón éste y otros modelos de teclados (como por ejemplo y especialmente el JD 800), nada haría preveer que el epoxi utilizado para pegar los contrapesos de las teclas, especialmente en países cálidos como el nuestro, terminaría por mutar hacia una especie de caramelo rojo pegajoso muy denso que impregnaría el interior del aparato haciendo impracticable la acción del teclado.
Cuando llegó a mis manos este instrumento, éste era su principal problema, aunque tampoco el único. El resto fué relativamente sencillo de solucionar, pero retirar del todo los restos del epoxi tuvo bastante complicación, pues basta que quede una sola molécula en los mecanismos del teclado para que sea imposible mantener una interpretación fluida, como debe ser en cualquier instrumento musical.

Por tanto, lo primero fué desmontarlo hasta retirar el teclado de su alojamiento (algo relativamente sencillo si lo comparamos con el Ensoniq ASR-10, por su sencillo diseño que facilita mucho su mantenimiento.
Una vez retirada la tapa metálica, como podemos ver en la imagen superior, solo hay que aflojar los tornillos que mantienen unido el teclado y las dos cinchas blancas que conectan el teclado con el resto del instrumento, abajo en el centro de la imagen:
Llega el momento de retirar todas las teclas de su alojamiento (con cuidado de no romperlas porque están muy enganchadas al teclado y entre sí), retirando primero sus muelles, y empezar entonces con el proceso químico que nos ayudará a hacer desaparecer la mayor parte del pegamento epoxi antiguo, aunque para retirarlo del todo será necesario después actuar con bastante más insistencia.

Una vez retiradas todas las teclas, las someteremos al proceso químico que consiste en sumergirlas en una Solución de agua con, principalmente, amoníaco (mejor perfumado, para evitar en la medida de lo posible que el desagradable olor del amoníaco se adueñe del instrumento), lejía (también perfumada) y agua oxigenada, que ayudará a actuar los otros componentes y de paso blanqueará las teclas:
Habrá que mantener las teclas en la Solución durante un tiempo razonable (más de 48 horas por lo menos), ya que nuestro objetivo será despegar completamente los contrapesos, especialmente los de las teclas negras, único modo de acabar para siempre con el pegajoso epoxi rojo.

Mientras las teclas se dan su baño, aprovecharemos para actuar en la base que las mantiene en su sitio. Lo primero será retirar cualquier rastro de pelusilla que haya más o menos suelta por ahí, teniendo en cuenta que mientras haya epoxi en la base, el polvo permanece enganchado a élla. Esto se puede hacer empleando un cepillo de cerdas duras. En la siguiente imagen se aprecia la montaña de detritus ya retirada:
Luego, con la ayuda de un trapo impregnado en amoníaco, iremos actuando sobre el epoxi que hay en la base, procurando retirarlo del todo, porque un poco que quede será suficiente para que las teclas se vuelvan a pegar y en ese caso habrá que volver a desmontarlo todo una y otra vez hasta retirar el 100% del epoxi. Por eso es mejor un trabajo concienzudo en este punto que tener que volver una y otra vez sobre este asunto.
En la imagen superior se aprecia bien la zona brillante a la derecha formada por todo el epoxi que impregna todavía la base de las teclas. Puede ayudar, y mucho, una hoja de cutter del tipo plana, al estilo de los formones de ebanistería, o en su defecto un destornillador de punta plana lo más ancho posible. La cuestión es desprenderse del todo del epoxi.

La siguiente fase, una vez pasadas 48 horas de baño, es retirar los contrapesos de las teclas. En el caso de las teclas blancas sólo será necesario si se despegan por si solas ó fácilmente, después veremos por qué. Además es probable que ya se hayan desprendido algunos contrapesos. En el caso de esta máquina su anterior dueño pudo rescatar algunos, aunque no todos, por lo que será necesario fabricarlos desde cero, ya que la opción de conseguir las teclas completas es demasiado cara. Los contrapesos sueltos no se venden.

Para retirar los contrapesos de las teclas negras, lo adecuado es hacer palanca con un destornillador. Después las dejaremos de nuevo en remojo 48 horas más, hasta conseguir disolver del todo el epoxi. Entonces, una vez bien secas, llega el momento de utilizar la cola de contacto para sujetarlos de nuevo en su lugar.
Prepararemos las teclas colocándolas una al lado de la otra boca arriba, dejando caer una cierta cantidad generosa de cola en el alojamiento de los contrapesos e iremos poniendo  los contrapesos en su lugar:
A pesar del cuidado que puso su anterior propietario, algunos contrapesos de las teclas blancas se han perdido. Una buena opción para reconstruirlos es cortar tiras de alambre y mediante una balanza, conseguir el peso adecuado (en este caso 10 gramos), y embutirlos entonces mediante la cola de contacto:
En la siguiente imagen se aprecia bien el resultado una vez colocadas la tiras de alambre y  la cola, antes de secarse:
Mientras se seca la cola (mínimo 72 horas) y siguiendo con la limpieza, desmontamos los circuitos de la base del teclado y les damos un buen repaso a las gomas utilizando detergente. Por suerte en este caso no han sido afectadas por el pringue del epoxi rojo. Como vemos en la foto, podemos usar tapones para ubicar los tornillos correspondientes a cada sección del aparato y así mantener un cierto orden:

Llega el momento de hacer una sencilla modificación en el aparato que consiste en sustituir el conector de corriente por uno standard de tres polos, así nos quitamos de encima el engorro del cable de dos patas, que puede estar dañado (nuestro caso), pero que sobretodo resulta poco práctico. Los conectores que podemos encontrar en las tiendas de componentes encajan perfectamente:
Otra de las partes conflictivas en este tipo de aparatos son los pulsadores de la botonera. Es muy aconsejable sustituirlos por unos nuevos, es económico y nos aseguramos así tener el aparato 100% funcional. En este modelo hay más de 50 microswitches (de dos patas), así que paciencia para cambiarlos:
Aquí, otra vista de los switches de la botonera, con algunos ya sustituídos:
Otra parte delicada. El diseño de los interruptores de esta botonera principal presenta el gran defecto de que es muy fácil romperlos si se presionan con excesiva fuerza, como ha sido el caso. Para repararlos se puede utilizar también pegamento de contacto, y/o alguna clase de refuerzo, o sustituirlos por unos nuevos:
Otro "problemilla" de este instrumento en concreto es que alguien debió presionar las teclas una vez ya estaban pegadas entre sí y a la base del teclado, y el resultado fué la rotura de una de ellas, ya que el diseño de su sujección no está pensado para aguantar ciertas tensiones. Por tanto hemos tenido que buscar en la Red un repuesto de tecla negra, pero afortunadamente lo hemos localizado en eBay. Esperamos a que llegue el repuesto, lo montamos y ya tenemos el instrumento listo para funcionar de nuevo, a falta de colocar los mandos de los potenciómetros:
Otra importante mejora es aprovechar de alguna manera la capacidad como ROMpler del instrumento (reproductor de muestras en ROM), que es para lo que fué diseñado, y por tanto, de la capacidad de ampliación del instrumento. Hay dos maneras principales, la más económica es mediante la adquisición de una tarjeta de muestras, por ejemplo esta (PCM1-04, Grand Piano 1) que proporciona un sonido de piano mucho más realista:
La otra manera es más cara pero se puede igualmente agregar a la tarjeta pcm y proporcionar muchos más sonidos, en toda una librería de tarjetas organizadas por estilos.
También es implementable otro tipo de tarjeta en la que se guardan nuestros ajustes y sonidos, además de la propia memoria interna, respaldada por una batería CR2032.

Bueno, pues con esto, esto es todo por el momento, y si tiene alguna utilidad para alguien, pues mejor que mejor.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Instalación de un previo con afinador en Ukelele

Hola y gracias por leerme. En esta entrada del blog voy a explicar con detalle el proceso paso a paso de instalación de un previo especial con afinador incorporado para mi ukelele Soprano, comprado en una web china, concretamente LightInThebox, mientras que el previo está disponible para su adquisición en eBay. El resultado ha sido muy satisfactorio, pues el sonido es muy correcto, especialmente para directos amplificados. En una grabación aconsejaría eso sí utilizar un buen micrófono, pero para plasmar ideas y sobretodo para mantener el instrumento perfectamente afinado en todo momento es muy igualmente muy práctico. Tampoco tiene, afortunadamente, un precio elevado, más bien podemos decir que es muy económico ó bien que su relación calidad/precio es muy alta.

El modelo concreto del instrumento, marca Tom, se puede observar esta página web:

http://www.tomukulele.com/pshow.asp?Id=46 

Y el modelo concreto del previo, marca JOYO con afinador incorporado y que trae todo lo necesario para su instalación y funcionamiento (excepto las dos pilas CR2032 que necesita y curiosamente, los cuatro tornillos para fijarlo al instrumento) en esta otra:

http://www.joyoaudio.com/en/product/show_98.html

Bien. Una vez tenemos los dos elementos en nuestro poder, y la mesa de trabajo preparada, empezaremos por retirar completamente las cuerdas del instrumento:
La cinta adhesiva nos servirá para marcar con precisión el lugar donde vamos a practicar el orificio principal en la madera y además proteger el instrumento mientras efectuamos la operación principal en el mismo.

La idea es situar el previo, que tiene una curvatura propia para adaptarse al instrumento, en la posición más adecuada. Una vez encontrada, empezamos a colocar la cinta adhesiva:
Utilizaremos una regla para ajustar las medidas del agujero con precisión a medida que colocamos la cinta, teniendo muy en cuenta que los tornillos que sujetan el previo están realmente cerca del agujero, por tanto si lo hiciéramos demasiado grande sería muy difícil solucionarlo:
Una vez está la cinta correctamente colocada (si es necesario la quitamos y la volvemos a colocar hasta que esté en su sitio), podremos pasar a la siguiente fase:
Por cierto, el diseño del rosetón en la boca también es propio, para darle un toque único personalizado al instrumento. Ahora, reunimos las herramientas necesarias para trabajar en el orificio principal (la lima plana no aparece en la foto, aunque será después una herramienta decisiva):
Bien, a partir de ahora no habrá vuelta atrás, así que debemos estar atentos a lo que hacemos. Tomaremos aire y empezaremos por realizar una serie de orificios con el taladro. Una vez hechos, usaremos la hoja de la sierra pequeña para conectar entre sí los agujeros de taladro hasta lograr deshacernos del trozo de madera sobrante:
Después pasaremos a utilizar la lima plana para dar forma al agujero, comprobando cada cierto tiempo que se va adaptando al previo, porque no podemos "pasarnos" de ninguna manera. La madera es fina y se trabaja fácilmente:
Así, poco a poco, con la paciencia necesaria, iremos dándole forma al agujero, asegurándonos siempre que los tornillos tendrán suficiente superficie para sujetar bien el previo al instrumento. Es un trabajo de tallado que necesita cierta precisión:
¡Perfecto! ya hemos logrado que el dispositivo se adapte correctamente, no sin el necesario trabajo, que por otra parte es además bastante gratificante:
Hecho esto podremos pasar a la siguiente fase, quizá la más delicada de todo el trabajo, que consiste en realizar el agujero necesario para ubicar la malla del piezoeléctrico, que se sitúa debajo de la selleta del puente del instrumento. Este agujero requiere una broca del tamaño adecuado para no dañar los bordes del puente. El taladro, además, hay que manejarlo con una buena verticalidad, de lo contrario dañaríamos igualmente los bordes del puente:
De hecho, como siempre que se trabaja la madera, es mucho mejor quedarse corto que pasarse. Por tanto, usaremos una broca fina y luego podemos utilizar limas redondas para agrandar el agujero lo justo para que pase la malla (a falta de esas limas tan finas, yo he utilizado unas cuerdas entorchadas de bajo viejas que tenía por ahí). Entonces es el momento de colocar la malla del piezoeléctrico en su lugar:
La siguiente fase será hacer el último agujero, el del jack hembra necesario para conectar el cable del instrumento al amplificador ó al sistema de audio que sea. Emplearemos de nuevo el taladro para ello, sujetando firmemente el instrumento:
Terminaremos este orificio mediante limas redondas, que son las adecuadas para lograr los mejores resultados. Si no se tiene práctica con esta operación, es muy aconsejable proteger esta zona del instrumento mediante la cinta adhesiva:
La parte más complicada ya está hecha y ahora tan sólo faltará instalar el jack en su lugar y conectar los cables entre sí. Retiramos toda la cinta adhesiva y como a través de los orificios el margen de maniobra es escaso, para sujetarlo mientras apretamos la tuerca por el otro lado podemos emplear unas pinzas de cocina:
Y para fijar el jack mediante su tuerca, usaremos una llave fija ó en este caso inglesa pequeña:
A continuación procederemos a instalar el previo en su ubicación definitiva, para lo cual conectaremos los cables del interior del instrumento con él:
Y bueno, esto ya casi está, hecho esto sólo nos queda colocar la selleta del puente (puede ser necesario limarla para que la acción no sea muy alta, empleando la lima plana para esta labor):
 
(aprovechar para poner unas nuevas selletas de hueso tampoco estaría mal), colocar las pilas, las cuerdas, los tornillos del previo (en la imagen todavía no están colocados) y comprobar el correcto funcionamiento del afinador:
Así hemos obtenido, por un precio más que razonable, un instrumento mucho más versátil que antes, preparado para sonar en cualquier circunstancia, y ahora muy fácil de afinar.

Pero aún se puede ir un poco más allá, además de las selletas de hueso, podríamos instalarle un strapbutton para sujetarlo mediante una correa, lo que es barato y resulta muy práctico.
En fin, comparto esta información que espero le resulte útil a todo aquél que se plantee instalar por sí mismo un previo a un ukelele, guitarra ó bajo ó cualquier instrumento de cuerda acústico. Aunque leerlo lleve un rato, todo esto no se hace en una tarde. También debo decir que sin un entrenamiento previo en el uso de ciertas herramientas y en el trabajo en la madera, puede ser más prudente dejar el trabajo a gente con experiencia, sobretodo si no queremos arriesgarnos a "destrozar" ese instrumento al que le tenemos tanto cariño... 

martes, 5 de noviembre de 2013

Ensoniq ASR-10: reconstrucción y actualización

Aunque la electrónica y yo siempre hemos tenido una relación de tipo amor-odio, con el tiempo le he cogido gusto a esto y cada vez le doy más al mundo del soldador, empujado en parte por las necesidades económicas y también por no rendirme ante el deterioro del paso del tiempo en mis máquinas. Siempre vale la pena adquirir nuevos conocimientos y experiencia, aunque el camino sea largo y no exento de dificultades. Pero tiene su recompensa. Para mí compartir lo que has aprendido con los demás no tiene precio, siempre puede ser útil para otras personas.

Esta historia comienza con el Ensoniq ASR-10 (Advanced Sampling Recorder) nº de serie 12919 situado en un sitio equivocado que sufre un accidente llamado... goteras. Aunque en ese momento es rescatado rápidamente, desmontado en parte y secado con aire comprimido, al cabo de un tiempo, cuando se enciende, los caracteres de la pantalla se comportan de una manera errática y finalmente muestra un mensaje de error.

Consultado su Manual de Servicio respecto a éste, el fallo puede estar en la disketera. Pero la disketera no es un modelo para nada standard y después de probar con una de recuperación de segunda mano, aunque es de la misma marca y época, el ASR no la reconoce. Aprovechando que está completamente desmontado, procedo a realizar una exaustiva limpieza del interior, especialmente del teclado, que presenta este lamentable aspecto:
 
Tras desmontar completamente el teclado y una exaustiva limpieza con alcohol y bastante paciencia, conseguimos que el aspecto de los circuitos del teclado sea este:
En esta otra imagen se aprecia el aspecto del lado contrario de los circuitos del teclado antes de ser desmontados de su soporte:
Paralelamente procedo a desposeer de su pátina roñosa a las teclas, utilizando para ese cometido un recipiente que nunca ha conocido tal utilidad, utilizando una mezcla de lejía, agua oxigenada y amoníaco. Permanecerán en esa sopa por espacio de varios días:
Asimismo, la pieza de plástico que soporta los circuitos y las teclas también sufre la misma suerte ¡A la ducha!:
El resto de circuitos también tienen que ser cuidadosamente limpiados. El polvo y las pelusillas pueden haber causado estragos y ser los responsables de los principales problemas relacionados con el funcionamiento errático del equipo:
Llegados a este punto, después de limpiar todo bien y tras comprobar cuidadosamente los voltajes que entrega la fuente de alimentación con la ayuda del Manual de Servicio, estando la disquetera desmontada y el teclado puesto, la cosa empieza a dar signos positivos de recuperación:
Ya que el tema de la disketera no parece tener arreglo, me pongo a buscar por internet un posible sustituto en formato lector de tarjetas SD, que es la opción que más me convence. Encuentro en los chicos de H&C y en la persona de Lotharek mis mejores aliados.
Pero se presentan problemas a la hora de ampliar la memoria RAM al máximo y de poder utilizar la última versión del Sistema Operativo. Para eso necesito actualizar los chips de los EPROM a la versión 1.5b.
Para eso tenemos a los chicos de Syntaur (USA), que incluso te hace un retorno en forma de $ si les devuelves los chips antiguos, así habrá otros ASR-10 actualizados por el mundo con mis antiguos chips. Así que toca esperar. Finalmente llegan los nuevos chips:
Paralelamente, en unos días (más que el envío desde USA) llegan desde Alemania los Simms y desde Polonia el emulador de disketera de Lotharek, cuidadosamente empaquetado y protegido en su interior. Este es el aspecto del paquete:
Pero no todo va a ser tan sencillo. Para instalar el emulador en el equipo es necesario utilizar la sierra para abrirse camino hasta su ubicación definitiva:
Al final y después de insistir mucho, se consigue colocar. También la tarjeta SD ya ha sido imbuída con el software necesario para que todo funcione, gracias a los consejos de los chicos de H&C Floppy Emulator para hacerlo funcionar, pues emular la disketera original del ASR-10 no es tampoco llegar y besar el santo ni mucho menos. En este hilo del Foro de Soporte de H&C podéis leer mi odisea completa:
http://torlus.com/floppy/forum/viewtopic.php?f=17&t=956&sid=a4874ca85f94964f1a4a62320b9ce984
El emulador de disketera en su sitio:
En fin, todavía hay que montarlo todo pero la cosa revela por todas partes signos de querer funcionar. Pero no, todavía hay cosas importantes que resolver. El emulador de disketera funciona correctamente pero el ASR-10 se niega a cargar el Sistema Operativo, y es un completo misterio el porqué. Por suerte, tras revisar por enésima vez los fusibles, hay uno aparentemente normal (el hilo exteriormente no presenta problemas). Pero cuando lo examinas con el multímetro, no hay continuidad. Lo sustituyo y... ¡Por fin! El ASR-10 se comporta normalmente, o casi. Porque hay dos teclas que no funcionan.
Después de desmontarlo todo otra vez:
(para acceder al teclado en este aparato hay que desmontar todos los componentes) descubro que el fallo está en uno de los dos circuitos que conforman el teclado. Por su especial construcción, creo que debida al aftertouch polifónico que implica un teclado sin gomas, no hay otra solución que cambiar el circuito. Y esta pieza suelta es imposible de encontrar. 
Así pues, no queda otro remedio que buscar un teclado de ASR para sustituir esta pieza. Por suerte, después de poner un anuncio en Mercasonic, el usuario pacopelayo (¡Gracias otra vez!) me pone sobre la pista de un anuncio en eBay ofreciendo un teclado completo desde USA. A esperar otra vez...
Cuando llega (santa paciencia), está en un estado bastante lamentable, con 2 teclas rotas producto tal vez del desastroso embalaje. Pero después de limpiarlo bien y recuperar además algunas teclas que en el mío presentan rayaduras, por fin puedo cantar ¡Victoria!
Lista de piezas necesarias para devolverlo a la vida:

  • Emulador disketera H&C Lotharek
  • 2 Simms 4mb
  • 2 chips EPROM
  • 1 teclado completo
  • Fusibles
No pondré los precios de todo esto... pero ha valido la pena. Contando también con la inestimable ayuda del Hispasónico pacopelayo, del Manual de Servicio y horas, días y semanas de trabajo. Pero bien invertidas, porque la historia ha tenido un final feliz. Lamento la calidad de alguna de las fotos, mi modesta cámara de 4mb no da para más. Pero como documento, creo que puede ser muy interesante. Y así termina esta pequeña historia, espero que a los que hayáis tenido la paciencia de leerla os haya gustado y si es útil para alguien, mejor que mejor.